CHISMES

Loading...

René Rodríguez, cotizado modelo dominicano con alma de ‘roquero’

¿Sabías que su pasión es el ‘rock’, que está escribiendo un libro o que su corazón está locamente enamorado? Éstas sólo son algunas de las sorpresas que te desvelamos en esta entrevista con el modelo dominicano René Rodríguez (Santo Domingo, 11 de julio de 1989). Una oportunidad de conocer no sólo su trabajo, sino también el espíritu de lucha y humanidad que posee este ‘modelo de Alta Costura’, que habló con hola.com en su país natal, República Dominicana.

- En primer lugar, ¿cuál fue tu primer contacto con el mundo de la moda?
Fue gracias a Luis Menieur. Yo estaba caminando por una plaza en Santo Domingo junto con uno de mis mejores amigos de la infancia y coincidimos con él. Ambos se conocían y así pude yo conocerle. Éste me propuso hacer ‘telecomerciales’ y accedí a probar suerte, a pesar de que existían ciertos estereotipos en mi país sobre los modelos masculinos. Sin embargo, preferí obviarlos y comprobar todo por mí mismo. A los tres días de mi encuentro con Luis Menieur, éste me llamó y me dijo que había sido elegido para estos trabajos. De hecho, me dijo que me tenía que marchar a Nueva York para participar en la semana de la moda, aunque, eso sí, antes tenía que hablar con mis padres.

 -¿Qué años tenías?
Por aquel entonces, tenía 18 años recién cumplidos. Y, hasta ese momento, no me había planteado trabajar como modelo, aunque mi hermana sí lo hacía. Yo pensaba más en jugar al fútbol y en la música.

-¿Cuáles eran hasta ese momento tus proyectos de futuro?
Yo estaba estudiando odontología. Sin embargo, tuve que dejarlo porque no me daba tiempo, ya que comencé a hacer continuos viajes.

-El día que se acabe o decidas apartarte profesionalmente de la carrera como modelo, ¿será la odontología tu nuevo campo profesional? Sí, pienso retomar estos estudios. Y, además, continuar con mi banda de ‘rock’ y terminar un libro que estoy escribiendo.

-¿'Rock' y escritura'? Háblanos de estas dos facetas tuyas, prácticamente desconocidas para el gran público.
Por un lado, estoy escribiendo un libro. Es un trabajo de superación personal en el que reflejo el mundo tal y cómo yo lo veo, hablo de los pros y contras del comportamiento humano, de lo que no concibo como tabúes sociales, de las regals, de las normas, de las políticas... Podía decir que, además, es muy espiritual. También hablo de la profesión de modelo, de mis experiencias. Y, en cuanto a la música, pertenezco a una banda de ‘rock’, Astronautas Clandestinos. Es de un buen amigo mío, mi profesor de música. Él me enseñó a cantar y a tocar la guitarra.

-¿Cuál es tu puesto dentro de Astronautas Clandestinos?
Soy el guitarrista y segundo vocalista. Canto las canciones en inglés, ya que es un idioma que domino junto con el español, francés e italiano. Ahora, además, estoy componiendo.

-¿Se podría decir que sois un grupo de éxito?
Todo va muy bien, ya que la gente nos está apoyando y eso que en mi país es muy difícil el éxito del ‘rock and roll’ nacional porque, aunque hay mucho roquero entre la gente joven, se apoya más el ‘rock’ extranjero. Lo que sí se apoya es la música tradicional, tropical, el merengue, la salsa... No obstante, recientemente, el ‘rock’ está creciendo aquí. Nosotros hacemos giras en bares, como, Hard Rock Café... pero nos falta salir del país. Estoy estudiando poder ir a México, país en el que es increíble cómo se apoya el ‘rock’.

-Por la forma de hablar, se ve que la música te fascina. ¿Cambiarías las pasarelas por un escenario?
¡La música es mi pasión! Ser modelo me gusta, pero no es mi pasión.

-Para los que quieran conocer tu trabajo en el grupo, ¿dónde pueden verlo? Tenemos página en facebook y en myspace. Ahí, nos pueden conocer bien.

-Entonces, aunque no es tu pasión, ¿qué hace que la moda siga atrapándote?
Recuerdo mi primer ‘show’. Fue sin música y todos caminábamos en silencio. Había muchos chicos nuevos, todos nerviosos. Y yo pensé “oye, afuera todos los que hay son personas como tú, aquí no hay caníbales”. Era un desfile de Duckie Brown. Luego, llegó otro ‘show’, para Lacoste; un mes después, ya cuando me encontraba de vuelta en Santo Domingo, me llamaron para participar en la campaña de Lacoste; y, a la semana siguiente, para la de Benetton.

-¿Contento con este comienzo?
Sí. Además, se rompieron muchos tabúes porque vi que era algo serio, una empresa. Y, con ello, hice que también se cambiara mucho la perspectiva que tenían los dominicanos acerca de un hombre como modelo. De hecho, soy el primer modelo dominicano de la historia. Conocía modelos de descendencia dominicana, pero nunca uno nacido y criado aquí. Por eso, cuando llegué, todo el mundo quería saber cómo era todo. La prensa, los periódicos... Todos estaban interesados. Fue una experiencia muy linda y un hito en la historia.