CHISMES

Loading...

Pablo Hermoso toreará en Colombia

El diestro Pablo Hermoso de Mendoza, elevado a la categoría del mejor rejoneador del mundo, se presentará por primera vez en el ruedo de la Plaza de Toros La Santamaría de Bogotá.
Los días 23 y 30 de enero mostrará los ocho mejores caballos purasangre de su hacienda de Navarra, España.

En su Web oficial, el rejoneador Pablo Hermoso asumió el riesgo de someterse al escarnio de los seguidores de la fiesta brava al preguntarles qué tal vieron su desempeño durante la más reciente temporada taurina de España. La respuesta de 55 por ciento de los votantes fue extraordinaria, a riesgo de que pusieran en duda su fama de ‘mejor rejoneador del mundo’, que nació en la Península Ibérica y luego pasó de boca en boca en México, donde vive unos seis meses del año.

Hermoso de Mendoza, nacido en la provincia de Navarra hace 44 años, refrenda con cifras la grandeza de su nombre en los ruedos mundiales. Solamente en el 2010, lidió 169 toros, cortó 173 orejas y 9 rabos, y salió 61 veces en hombros por la puerta grande.
Sólo que estos guarismos de gloria no hubieran sido posibles sin su prestigiosa caballería, que incluye a ‘Cagancho’, uno de los purasangre más famosos de la historia del rejoneo. Su corpulencia y fuerza embestidora fue heredada por una decena de potrancos que todavía engalanan las cuadrillas de Hermoso.

El famoso rejoneador también rompió moldes cuando se paseó en el lomo de ‘Aldebarán’, el primer caballo árabe en enfrentar-se a un animal de lidia en las arenas taurinas. “Es el rejoneador más importante de todos los tiempos”, le dicen. Sólo que, según él, su historia está en construcción, tal como habló con Jet-set antes de su llegada a Colombia.

¿Recuerda a su primer caballo? -El primer caballo del que tengo memoria no era ni siquiera un caballo. Era un pony de tamaño medio, negro, llamado ‘Furia’.

Sólo que su caballo más preciado llega después. Esta es otra historia digna de contar… -Supongo que se refiere a ‘Pezanha’, un caballo lusitano que me llegó cuando comenzaba a dar mis primeros pasos en el toreo. En aquellos inicios apenas contaba con dos caballos, ‘Cafetero’ y este ‘Pezanha’, que era mucho más torero.

El caballo murió. ¿Cómo asumió el duelo? -El caballo, apenas una semana antes de correrlo en una plaza de primera, sufrió una cornada interna sin importancia, pero los veterinarios decidieron operarlo. El problema vino con la anestesia, que no soportó, y murió en la operación. Fue uno de los momentos más difíciles de mi vida, porque era el primer animal que perdía y sobre todo por la forma tan tonta en que ocurrió. Se me vino el mundo encima y por un momento se me pasó por la cabeza abandonarlo todo a escasos siete días de tomar la alternativa.

¿Cuántos caballos tiene? -A Colombia llevaré los ocho caballos más importantes de mi cuadra. Cuento con un total de 25, adultos, que en cualquier momento pueden torear a un buen nivel. Luego hay varios potros en preparación de tres, dos y de un año, además de las yeguas de cría. En total tengo unas 120 cabezas de equinos en mi finca de Navarra.

La pasión por los caballos nació de la familia paterna… -Efectivamente. Mi padre ha sido siempre un amante de los caballos y, de hecho, su vida siempre ha girado alrededor de estos animales. En casa nos montaban en un caballo antes de que supiéramos caminar.